¿Dónde está Dios cuando lo necesito?

¿Por qué las cosas parecen empeorar, en vez de mejorar cuando trato de hacer lo que Dios quiere?

23 julio 2017

Texto base:

Éxodo 5:21-23

“les dijeron: Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten. Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo.”

Introducción

¿Por qué, con frecuencia nuestra vida cristiana parece que está “cuesta arriba”, en vez de tener paz, tranquilidad, progreso? Si se supone que tenemos bendiciones en Dios, ¿dónde están? ¿por qué no las vivimos?

Muchas veces se nos enseña que seguir la voluntad de Dios es una garantía de una vida feliz, pero la realidad es que no siempre es así (por lo menos a la vista de nuestros ojos humanos)

Al pueblo de Israel le ocurrió algo así, no más que fue anunciada por parte de Moisés a los ancianos la liberación del pueblo de la esclavitud que Dios prometía, la vida se les complicó, el Faraón   los obligó a mantener la producción de adobes sin la misma provisión de materia prima, porque al pedir permiso para ir a adorar a Dios, les dijo: ““Y él respondió: Estáis ociosos, sí, ociosos, y por eso decís: Vamos y ofrezcamos sacrificios a Jehová.” –Éx. 5:17-

Desarrollo, lo que la Biblia enseña, el precio de seguir a Dios:

El apóstol Pablo: Hechos 9:15,16
  • 20:23
  • 11:23-28
  • 12:7-10
  • Gál. 6:17
  • 1:29,30
  • 4:12
La iglesia de Tesalónica: 1Tes. 1:6
  • 2:1,2; 14-16
  • 1:1-4
Otras referencias:

Mat. 5:10

Mc. 10:28-31

2Tim. 3:10-12

Recursos de Dios ante la adversidad:

La promesa de Jesús

Juan 16:33

La promesa bíblica

Rom. 8:31-35

La respuesta personal

Fil. 4:13

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo, Dificultades, Obediencia, Vida cristiana

El llamado a la predicación de la Palabra de Dios y el fruto de este

La experiencia de Moisés

 

Éxodo 3:16-18

Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto; y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel. Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.”

 

 

Comisión a Moisés Parábola del Sembrador
(Mateo 13:1-9; 18-23)
Éx. 5:1-3

“Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. Y Faraón respondió: ¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel. Y ellos dijeron: El Dios de los hebreos nos ha encontrado; iremos, pues, ahora, camino de tres días por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios, para que no venga sobre nosotros con peste o con espada.”

 

“Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.”

 

“Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino.”

Éx. 4:31

“Y el pueblo creyó; y oyendo que Jehová había visitado a los hijos de Israel, y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron.”

Éx. 5:22,23

“Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo.”

Éx. 6:9

“De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre.”

“Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.”

 

“Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.”

Núm. 11:4-6

“Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.”

“Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.”

 

“El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.”

Núm. 14:6-9

“Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.”

“Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.”

 

“Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.”

 

“Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.”

Hebreos 4:2 RVR1960

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo

Cómo interpretar las adversidades

Rom. 8:28

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

2 de julio 2017

Introducción

Cuánto nos quejamos en los momentos en que las cosas no marchan como quisiéramos, cuando aún los más cercanos a nosotros nos traicionan o nos olvidan, cuando el tiempo pone en evidencia que las situaciones –aparentemente- no mejoran, sino que empeoran, al menos así nos parece.

La vida de José, uno de los hijos de Jacob –Israel- es un ejemplo de la confianza necesaria y en esos momentos difíciles que nos confunden.

A partir del capítulo 42 de Génesis, observaremos algunos detalles importantes acerca de la respuesta de Dios a las circunstancias difíciles y la fe de una persona en la guía de Dios.

Desarrollo

José ha sido secuestrado por sus hermanos y vendido a unos comerciantes, hecho esclavo en Egipto, encarcelado por una falsa acusación, pero llevado a la segunda posición más alta que alguien podría aspirar, segundo después del faraón. (Gén. 41:40)

  • Gén. 42:1,2; Jacob, ¿en la Tierra Prometida pasando hambre? Estar en el centro de la voluntad de Dios no garantiza una vida fácil, la fe será sometida a prueba, la disposición que podamos tener para confiar en Dios en medio de la prueba. Nadie está exento de las dificultades, de fatigarse y de la obligación de esforzarse
  • Gén. 42:8,9; José no se dio a conocer a sus hermanos, con toda seguridad usó su nombre egipcio (Zafnat-panea, Gén. 41:45), y no les habló en hebreo (Gén. 42:23). Los acusa de tener segundas intenciones (espías) y los encarcela por tres días. Procuraba llevar a sus hermanos al arrepentimiento de sus hermanos, José estuvo como esclavo por trece años, ellos estarían en la cárcel solamente por tres días.
  • “Yo temo a Dios”, (42:18), José muestra su respeto a Dios, y que, aunque esté en una alta posición, hay “Otro” mayor que él. Las condiciones para la libertad de sus hermanos son señaladas, (José no tuvo esa oportunidad). El temor a Dios nos debería impulsar a actuar de manera diferente a como lo haría quien no lo conoce, la venganza por el agravio no nos corresponde.
  • Reflexión de arrepentimiento, (42:21)
    • El tiempo no borra nuestra conciencia por el mal hecho
    • Los años transcurridos (alrededor de 20) desde la venta de José (Gén. 37:28) por 20 piezas de plata no habían podido contra el cargo de conciencia de sus hermanos (sin confesión de pecado no habrá perdón ni paz de conciencia)
    • La benignidad de José manifiesta (42:25), tipo de la misericordia de Dios para con nosotros (y que debemos usar para con otros)
    • Cuando la conciencia está sucia, hasta actos de bondad pueden ser mal interpretados, (42:27, 28, 35)
  • La visión humana de las circunstancias: “…contra mí son estas cosas”, (42:36). Mientras los hombres tenemos un limitado conocimiento de lo que ocurre y de los propósitos finales de Dios, el Señor está actuando para bien de aquellos que le aman (Rom. 8:28)

Conclusión

A causa de nuestro limitado conocimiento de los planes y soberanía de Dios y por la debilidad de nuestra fe, a menudo pensamos que está en nuestra contra lo que en realidad está a nuestro favor.

Juan 16:33

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo, Dificultades, Jesucristo, Pecado, Perdón

De regreso a casa

Génesis capítulo 32

Versículo de referencia:

Gén.31:3

También Jehová dijo a Jacob: Vuélvete a la tierra de tus padres, y a tu parentela, y yo estaré contigo

Introducción

Jacob después de un tiempo en el “exilio”, huyendo por haber robado la primogenitura a su hermano Esaú, trabajando para Labán su pariente, siendo engañado por él, recibe una orden de parte de Dios (Gén. 31:3) de regresar a su casa.

Jacob en obediencia emprende el camino de regreso, huyendo de su suegro y pensando en el camino cómo lo recibirá su hermano, que sobradas razones tendrá para estar molesto.  Han pasado 20 años desde que salió de su casa, ¿cómo estarán las cosas? ¿cómo será recibido?

Desarrollo –Capítulo 32-

·      Un viaje con escolta, vv.1,2

No hay duda que Jacob continua su camino con temor, muchas preguntas e inquietudes había en su cabeza.  Dios le muestra que no está solo, dos compañías de ángeles van con él.

·      Un hermano que no ha olvidado, vv.3-23
  • Anuncio de su visita, vv.3-5 tu siervo ha trabajado y tiene sus recursos
  • La respuesta temida; vv.6,7 tu hermano viene a recibirte (¡y cuatrocientos hombres con él!)
  • La oración de Jacob, vv.9-12
    • El Dios de sus padres
    • Jacob ha obedecido a la orden de Dios, (vete y yo te haré bien)
    • La bondad de Dios se ha mostrado en Jacob, salió con un cayado, regresa con dos campamentos
    • La petición específica, “líbrame
    • La apelación a la promesa, “yo te haré bien…”
  • La estrategia para enfrentar al hermano, vv. 13-23
    • Demostración de generosidad, vv.13-20
    • Proteger lo más querido, vv.22,23
·      Un Ángel que bendice, vv.22-32
  • Una lucha tenaz, vv.24,25
  • A pesar de la desventaja, la perseverancia en lo que se desea, “no te dejaré, si no me bendices”, v.26
  • Un cambio de vida, vv.27-29
    • Un cambio de nombre, un cambio de naturaleza
    • Una pregunta sin respuesta
    • Una bendición
  • Cara a cara con Dios, un nombre para no olvidar, Peniel, v.30
  • Un recuerdo inolvidable, una señal de pacto, vv.31,32

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo

UN HOMBRE DE FE SE APARTA

 

(la debilidad del hombre)

(Gén. 12:10-13:4)

18 junio 2017

(Gálatas 6:1-5)

1Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. 4Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro; 5porque cada uno llevará su propia carga[1]

 

  1. La obediencia y la fe puestas a prueba, (vv. 10-16)
    1. La prueba se presenta y “el mundo” ofrece una salida, v.1
      1. Abandono de la tierra prometida
      2. Abandona del propósito de Dios
    2. Las razones del pecado de Abram, (vv. 11-13)
      1. El egoísmo, (primero yo), en vez de proteger a su mujer, la expone para preservar su vida
      2. La mentira es la consecuencia del egoísmo, un pecado lleva a otro pecado, mis ambiciones involucran a otros y causo más daño (Santiago 1:14,15)
    3. La comisión del pecado y el beneficio temporal, (vv. 14-16)
      1. Sarai es vista como una mujer hermosa “en gran manera” y es llevada al harén del faraón
      2. Abram recibe un beneficio (temporal) al recibir la dote como cuñado del faraón
    4. Dios interviene personalmente, (vv. 17-20)
      1. Dios no va a permitir que sus planes se vean perjudicados por la desobediencia del hombre, (v. 17)
      2. El pecado inconfeso y descubierto resulta en una afrenta personal para el pecador, Abram es humillado, el faraón (pagano), muestra más integridad que el creyente confeso, (vv.18,19)
      3. La humillación pública, (v.20)
    5. Unos versículos para recordar, aplicables en situaciones semejantes
      1. 1Juan 1.9
      2. Proverbios 28:13
      3. Hebreos 12:1,2
    6. La comunión con el Señor es restablecida, (13:1-4)
      1. De regreso al lugar en que Dios quería que estuviese, (vv. 1-3)
      2. Adoración a Dios, la comunión con el Señor de nuevo está en orden, (v.4)

 

 

Lecciones de apartarse del plan de Dios y del pecado

-Transitar por la vida cristiana no es un camino fácil, estará lleno de tentaciones, desvíos y pruebas de nuestra fe.  Hay un precio que pagar (Lucas 14:25-33)

-El egoísmo es fuente de nuestros pecados, la satisfacción personal, nuestras propias pasiones nos llevan al pecado, como contraparte tenemos las promesas de Dios de que nunca vamos a ser tentados más allá de nuestras posibilidades (1Corintios 10:13)

-En nuestros pecados podemos involucrar y perjudicar a personas inocentes

-Los planes de Dios están por encima de los nuestros, él actuará, aunque su intervención tal vez nos cause vergüenza pública

-Nuestro pecado nos puede llevar a perder prestigio, credibilidad y confianza entre las personas con quienes convivimos

-El pecado “trae cola”, Génesis 16:1

-Confesar y apartarse del pecado, nos llevará a retomar el plan de Dios para nuestras vidas y volver a la comunión con Él, lo cual se evidenciará en nuestra adoración

[1]Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo

Mirando con los ojos de Dios

11 de junio 2017

2Cor. 4:18

“no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”

Introducción

Todos los días debemos tomar decisiones, algunas de mayor alcance o relevancia que impactan nuestra vida.  La Palabra de Dios nos enseña que nuestra confianza en Dios debe de estar por encima de las circunstancias, las promesas de una “vida próspera”, según la ve el mundo, y que tenemos que confiar en la guía de Dios en cuanto a los planes que Él tiene para con nosotros.

Por medio del ejemplo que nos dan Abraham y Lot, podemos conocer cómo actuaron cada uno de ellos cuando se enfrentaron a situaciones en que debían tomar decisiones que impactarían significativamente sus vidas.

Desarrollo

Texto base: Génesis capítulo 13

A la edad de 75 años, Abram es llamado por Dios para que abandone las comodidades y estabilidad que tiene, aquello que le da seguridad y a sus parientes (Gén. 12:1-4).  Las instrucciones que tenía de Dios eran únicamente “vete” y “la tierra que te mostraré”, Abram en obediencia y aferrado a la promesa de Dios, se pone en marcha y “Lot con él

  • …y Lot con él, v.1
  • La gratitud de Abram, v.4
  • Las riquezas que separan, vv.6-9 (lo que no hizo la hambruna o los problemas, estar en una tierra como nómadas, lo logró la riqueza)
  • Escoger con la vista y los criterios humanos, vv.10-12 –la tierra fértil siempre estuvo ahí, pero nunca antes le había llamado la atención porque había una guía espiritual que se aferraba a una promesa-
    • Toda la llanura de riego
    • Lot escogió para sí
    • Y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma
    • La tierra escogida con criterios humanos fue una “bendición” de carácter temporal, nunca fue propia y lo acercó a un mundo de pecado que le provocó serios perjuicios
      • La situación en Sodoma, Ez. 16:49 –cuando las bendiciones materiales realmente no lo son-
      • Invadido y despojado de sus bienes
      • Huyó con las manos vacías
      • Sus hijas se corrompieron
      • No tuvo paz espiritual (2Pedro 2:7,8)
    • Confianza en la promesa de Dios, vv. 12, 14-18
      • La tierra que Dios ofreció a Abram tal vez no fue la mejor. Pero fue la tierra de la promesa, que le pertenecería a su descendencia
      • Recorrer la tierra, gesto de toma de posesión
      • …y edificó un altar a Jehová

 

Conclusión

Las ofertas que la vida ofrece deben sopesarse a la luz de la Palabra de Dios, de manera que estemos seguros que la decisión que sea tomada esté conforme a lo que Dios desea para nosotros.  Abraham nunca tuvo estrictamente hablando la propiedad de la tierra, (Heb. 11:8-16) pero se mantuvo firme en la promesa del Señor.

Por su parte Lot, quien “escogió para sí” la mejor tierra tampoco la tuvo, pero su vida acabó mal. Una “bendición” temporal fue su ruina.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo

Viernes Santo

Algunas referencias bíblicas acerca de la importancia que tiene lo que llamamos Viernes Santo, lo trascendente de los acontecimientos ocurridos en un día como hoy hace unos dos mil años.

Isaías 53:5,6
“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”

Juan 1:29
“El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Colosenses 1:20
“y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.”

2Corintios 5:19
“que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.”

Juan 19:30
“Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”

Hebreos 9:26

“De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

Hebreos 9:28

“así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized