Viernes Santo

Algunas referencias bíblicas acerca de la importancia que tiene lo que llamamos Viernes Santo, lo trascendente de los acontecimientos ocurridos en un día como hoy hace unos dos mil años.

Isaías 53:5,6
“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”

Juan 1:29
“El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Colosenses 1:20
“y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.”

2Corintios 5:19
“que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.”

Juan 19:30
“Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”

Hebreos 9:26

“De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

Hebreos 9:28

“así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Romanos Capítulo 10

Introducción

 

Todos conocemos acerca de la Gran Comisión descrita por el Señor en Mateo capítulo 28, todos sabemos que es nuestra responsabilidad la predicación del Evangelio.  En el texto citado, el Apóstol Pablo nos muestra algunas motivaciones para que pasemos de los buenos deseos a la acción, los tiempos son malos, el plazo se acorta, el Señor vendrá pronto por los que son suyos, los que se queden, tendrán un fin indescriptiblemente terrible, separados de Dios por la eternidad.

 

El contenido del mensaje, vv. 1-9

  • La actitud correcta, el anhelo del corazón del Apóstol (¿es el nuestro también?)  es la conversión de los que están sin Cristo, v. 1
  • ¿Mi opinión o la de Dios?, vv. 2-5

o   Tienen celo por Dios, pero a su manera (“yo creo en Dios, pero a mi manera”), vv. 2,3

o   La clave, el fin de la Ley, Cristo, v. 4

o   ¿Justicia por las obras – la Ley-, o por la fe?, vv. 5-8

La respuesta al mensaje, vv. 9-13

  • La respuesta a la Gran Pregunta de toda la humanidad, vv. 9-13

o   Lo que debemos predicar, (el mensaje del Evangelio), tan cerca como: v. 8

  • De la boca
  • Del corazón

o   Una expresión de fe, v.9

o   Una razón de la fe, v. 10

o   La garantía de la Escritura, v.11

o   Delante de Dios, todos somos iguales, v. 12

o   Otra garantía de seguridad, v.13

 

La proclamación del mensaje, vv.14-21

  • Para ponernos a pensar; el Gran Desafío, vv. 14, 15

o   El plan de Dios, Tito 2:11

o   ¿Cómo van a invocar al Señor, si no han creído en Él?, 14

o   Dios está dando tiempo 2Pedro 3:9,15

o   ¿Cómo van a creer, si no han oído?

o   ¿Cómo van a oír, si no hay quien les predique?

o   ¿Cómo van a predicar, si no son enviados?

  • El ejemplo del Apóstol, Romanos 15:18-21
  • El ejemplo de la iglesia de Tesalónica, 1Tes. 1:7-9
  • Algunos, no van a creer, v. 16
  • Hay que predicar, porque…, v. 17

o   La “fómula” de la fe, Palabra de Dios+(predicarla)+oírla=Fe

o   (Efesios 1:13)

  • Las sorpresas de los planes de Dios, vv. 18-21

o   El mensaje debe de esparcirse por TODA la tierra, v. 18

o   Los que menos esperamos van a responder al mensaje, vv. 19,20

o   El Señor no se cansa de predicar su mensaje, aunque sea rechazado, v. 21 (ejemplo de Deuteronomio)

 

 

El desafío personal al mensaje

 

  • Hay gente camino al Infierno allá afuera, nadie les va a predicar si no lo hacemos nosotros, la cómoda posición de que “otro lo hará” o de que “si están escritos en el libro de la vida, de alguna manera les llegará el mensaje, aunque yo no haga nada”, no es válida, el Apóstol Pablo dijo muy claramente,

 

  • “1Co 9:16  Pues si anuncio el evangelio,  no tengo por qué gloriarme;  porque me es impuesta necesidad;  y  ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!“,

 

  • Jeremías dijo: “Jer 20:9  Y dije:  No me acordaré más él,  ni hablaré más en su nombre;  no obstante,  había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; y no pude.  ”,

 

  • Isaías respondió“Isa 6:8  Después oí la voz del Señor,  que decía:   ¿A quién enviaré,  y quién irá por nosotros?  Entonces respondí yo: Heme aquí,  envíame a mí. ”

 

  • Ninguno lo hizo en sus propias fuerzas, sino que “Fil. 2:13  porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer,  por su buena voluntad.”

 

¿Cuál va a ser su respuesta?

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lecturas devocionales para el año 2013

Devocional 2013

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo, Devocional, Estudio bíblico

PARA LOS QUE HAN FALLADO EN EL MINISTERIO (Fuente: En Contacto)

Cómo derrotar las tácticas del diablo

Leer | JUAN 21.15-19

30 de julio de 2012

Todos  nosotros pasamos por el valle del fracaso. Pero la pregunta clave es: ¿Qué  haremos después? Lamentablemente, muchos creyentes que tropiezan renuncian a  una vida vibrante de servicio en el reino, aceptando una vida de derrota. Pero  el fracaso puede ser también una oportunidad para comenzar a vivir de nuevo con  la fortaleza de Cristo.

Por su orgullo, Pedro pensó que su fe era más fuerte  que la de todos los discípulos, y juró que aunque los demás abandonaran a  Jesús, Él jamás lo haría (Mr 14.29). Pero cuando llegó el momento de la prueba,  negó conocer a Cristo —y lo hizo tres veces (Mt 26.69-75). Satanás esperaba que  el discípulo quedara tan herido por su deslealtad, que su fe se viera  arruinada.

Asimismo, cuando el enemigo nos zarandea, su  propósito es arrinconarnos y hacernos inútiles para el reino de Dios. Es por  eso que ataca nuestros puntos fuertes, especialmente las áreas en las que nos  consideramos invencibles. Pero si estamos dispuestos, el Señor puede utilizar  nuestros fracasos para limpiar nuestra vida, como lo hizo con Pedro. Después de  la resurrección, Jesús se reunió personalmente con el discípulo y lo restauró,  preparándolo para que se convirtiera en un gran líder. El Señor le aclaró a  Pedro que su potencial para servir había sido definido, no por su fracaso, sino  por su firme amor a Cristo.

Pedro depuso su orgullo, recibió la  sanidad que le ofreció el Señor Jesús, y se vistió de valor con la ayuda del  Espíritu Santo. Luego arriesgó su vida para llevar el evangelio, y así otros  pudieran conocer de Cristo. El fracaso fue el catalizador que creó en Pedro una  fe más fuerte y más auténtica.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Frases célebres en la vida de nuestro Señor Jesucristo

Una aprobación: Marcos 1:11

Yvino una voz de los cielos que decía: Tú eres  mi Hijo amado; en ti tengo complacencia

Un propósito: Juan 3:16,17

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.   Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él

 

Una responsabilidad: Lucas 2:46-50

Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles.   Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.   Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué
nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia.   Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?   Mas ellos no entendieron las palabras que les habló.

 

Un sacrificio: Juan 1:23-30

Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.(D)   Y los que habían sido enviados eran de los fariseos.   Y le preguntaron, y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?    Juan
les respondió diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio de vosotros está uno a quien vosotros no conocéis.   Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado.    Estas cosas sucedieron en Betábara, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.  El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.    Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo.

 

Una misión: Lucas 4:14-22 (Isaías 61:1,2)

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.   Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.    Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.   Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

 El Espíritu del Señor está sobre mí,   Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;  Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;  A pregonar libertad a los cautivos,   Y vista a los ciegos;  A poner en libertad a los oprimidos;   A predicar el año agradable del Señor Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.   Y comenzó
a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.    Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José? 

Una culminación: Juan 19:28-30

Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese:(B) Tengo sed.   Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.   Cuando Jesús
hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo, Estudio bíblico, Jesucristo, Prédicas, Vida cristiana

¿Justicia de Dios o justicia de los hombres?

“Más justos” que Dios

La ironía de los que condenan a los pecadores

(Primer domingo de mayo 2011)

Juan
8:1-11

 TEXTO BASE

y Jesús se fue al monte de los Olivos.  Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado
él, les enseñaba.   Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en
medio,  le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.   Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres.  Tú, pues, ¿qué dices?   Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, scribía en tierra con el dedo.   Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el
primero en arrojar la piedra contra ella.  E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.   Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos  hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.   Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te  cusaban? ¿Ninguno te condenó?    Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más

 

 

INTRODUCCIÓN

  1.  1. Los tres ejemplos

1.1.        La viuda defraudada por su esposo

1.2.        El misionero que fue infiel a su esposa

1.3.        El cristiano que no perdona al que pecó

  1.  2.  Muchos no conocemos del amor de Dios, de cómo él nos perdona TODOS nuestros pecados y a veces nos atribuimos un
    posición de jueces y de inquisidores que no nos corresponden. El perdón de Dios es completo y su restauración plena, no seamos tropiezo para los que han caído en pecado
  2.  3.  Propósito: formar una actitud humilde ante el hermano que ha caído en pecado

PERDON EN LA PERSONA DE JESUCRISTO, Juan 8:1-11

  1. El lugar, una reunión pública (exhibir al pecador)
  2. Los actores, hombres religiosos, que tenían imagen de “buenos”
  3. ¿Se puede adulterar solo? ¿Dónde está el hombre? (parcialidad en la valoración del pecado)
  4. El desafío a la conciencia, “el que esté sin pecado…”,  (Jesús no pecó nunca)
  5. Un momento histórico para ser congelado, “…y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio”
  6. Dos preguntas claves:
    1. ¿dónde están los que te acusaban?
    2. ¿ninguno te condenó?
  7. Ni yo te condeno, vete, y no peques más”
  8. En Cristo somos hallados con la justicia de Dios, no la propia
  9. La justicia de los hombres, la ley, el legalismo, cumplimiento de reglas
  10. La justicia de Dios es por la fe en Cristo

PERDÓN EN LA JUSTICIA DE DIOS, Filipenses 3:8, 9

PERDÓN EN LA RESTAURACIÓN, Gálatas 6:1-5

  1. uno debe mirar a las debilidades de los demás sólo por compasión, no para comparación
  2. La actitud correcta, la humildad bajo la guía del Espíritu Santo
  3. Todos estamos en riesgo de ser tentados
  4. No hay derecho a compararse con otros, la “regla” de comparación es Jesucristo mismo

Otros ejemplos de perdón

La mujer samaritana, Juan 4:5-42

David, 2Samuel 12

El pueblo de Israel, Deuteronomio 30

El cobrador de impuestos, Mat. 9:9-13

El publicano, Lucas 18:9-14

Moisés

Pedro

Pablo

Jonás

Todo el mundo, 1Juan 2:2

CONCLUSIÓN

  • Jesús vino a rescatar lo que se había perdido, a que el mundo sea salvo por él, a llamar a pecadores al arrepentimiento.
  • La justicia de Dios es muy diferente a la de los hombres, tiene como base el amor divino (Juan 3:16) y busca la salvación y la restauración de las personas, la de los hombres es egoísta, subjetiva e incompleta.
  • Nunca debemos sentirnos seguros de que no vamos a caer en un pecado en particular.
  • No seamos “más justos” que Dios al juzgar el pecado de otros, Dios ya lo perdonó

INVITACIÓN

Si tenemos algún pecado que nos atormenta, Jesús es la respuesta, pidamos perdón por él, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para encontrar oportuno socorro (Hebreos 4:16)

Deja un comentario

Archivado bajo Cristianismo, Perdón, Restauración

Nombres y títulos de Jesús (tomado de Obrero Fiel)

LOS NOMBRES, TIPOS Y TÍTULOS DE JESÚS

Contribución

Abogado – 1 Juan 2:1

Adán – 1 Corintios 15:45

Admirable – Isaías 9:6

Alfa y Omega – Apocalipsis 1:8

Amén – Apocalipsis 3:14

Amado – Efesios 1:6

Amado Hijo de Dios – Colosenses 1:13

Amigo de Pecadores – Mateo 11:19

Ángel – Génesis 48:16; Éxodo 23:20-21

Ángel del pacto – Malaquías 3:1

Ángel de Su faz – Isaías 63:9

Apóstol – Hebreos 3:1

Árbitro – Job 9:33

Aurora – Lucas 1:78

Autor de la Salvación – Hebreos 2:10

Autor de la vida – Hechos 3:15

Autor y Consumidor de nuestra fe – Hebreos 12:2

Bendito por los siglos – Romanos 9:5

Bienaventurado y solo soberano – 1 Timoteo 6:15

Brazo de Jehová – Isaías 51:9

Buen Pastor – Juan 10:11

Cabeza del ángulo – Mateo 21:42

Cabeza de la ekklesía (Cuerpo) – Efesios 1:22-23; Efesios 5:23; Colosenses 1:18; Col. 1:24

Cabeza de todo varón –1 Corintios 11:3

Camino – Juan 14:6

Carpintero – Marcos 6:3

Cetro – Números 24:17

Consejero – Isaías 9:6

Consolación de Israel – Lucas 2:25

Consumador de la Fe – Hebreos 12:2

Cordero – Apocalipsis 5:6; 5:8; 6:16; 7:9-10; 7:17; 12:11; 13:8; 14:1; 14:4; 15:3; 17:14; 19:7;

19:9; 21:9; 21:14; 21:22-23; 21:27

Cordero de Dios Juan 1:29

Cristo – Mateo 1:16; Lucas 9:20; Mateo 16:20; Marcos 14:61

El Cristo – Hechos 9:22

Cristo de Dios – Lucas 9:20

Cristo el Señor – Colosenses 3:24

Cristo Jesús – Hechos 19:4; Romanos 3:24; 6:3; 8:1; 1 Corintios 1:2; 1:4; 1:30; Hebreos

3:1; 1 Timoteo 1:15

Cristo, el Escogido de Dios – Lucas 23:35

Cristo, el Hijo de Dios – Hechos 9:20

Cristo, el Hijo del Bendito – Marcos 14:61Cristo el Señor – Lucas 2:11

Cristo Jesús Nuestro Señor – 1 Timoteo 1:12; Romanos 8:39

Cristo poder de Dios – 1 Corintios 1:24

Cristo sabiduría de Dios – 1 Corintios 1:24

Cristo, un rey – Lucas 23:2

David – Jeremías 30:9

Deseado de todas las naciones – Hageo 2:7

2

Dios – Juan 1:1

Dios con Nosotros – Mateo 1:23

Dios de Israel, que salvas – Isaías 45:15

Dios de toda la tierra – Isaías 45:5

Dios Fuerte – Isaías 9:6

Dios manifestado en carne – 1 Timoteo 3:16

Dios Nuestro Salvador – 1 Timoteo 2:3

Don de Dios – Juan 4:10

Don Inefable – 2 Corintios 2:9

El que es, y que era, y que ha de venir – Apocalipsis 1:4

Emanuel — Isaías 7:14

Escogido – Isaías 42:1

Escogido y Precioso – 1 Pedro 2:4

Estrella – Números 24:17

Estrella resplandeciente de la mañana – Apocalipsis 22:16

Fiador – Hebreos 7:22

Fiel y verdadero – Apocalipsis 19:11

Fuerte de Israel – Isaías 30:29

Fuerte de Jacob – Isaías 49:26

Gloria de su pueblo – Lucas 2:32

Glorioso Señor Jesucristo – Santiago 2:1

Grande para salvar – Isaías 63:1

Gran pastor de las ovejas – Hebreos 13:20

Guiador – Mateo 2:6

Heredero de todo – Hebreos 1:2

Hijo de carpintero – Mateo 13:55

Hijo de David – Mateo 9:27

Hijo del altísimo – Lucas 1:32

Hijo del bendito – Marcos 14:61

Hijo del Padre – 2 Juan 1:3

Hijo unigénito – Juan 3:16

La imagen misma de Dios – Hebreos 1_3

Israel – Isaías 49:3

Jefe – Isaías 55:4

Jehová – Isaías 40:3

Jehová de los ejércitos – Isaías 44:6

Jehová el fuerte y valiente – Salmo 24:8

Jehová el poderoso en batalla – Salmo 24:8

Jehová justicia nuestra – Jeremías 23:6

Jesucristo – Mateo 1:1; Juan 1:17; 17:3; Hechos 2:38; 4:10; 9:34; 10:36; 16:18; Romanos 1:1;

1:3; 1:6; 2:16; 5:15; 5:17; 1 Corintios 1:1; 2:2; 2 Corintios 1:19; 4:6; 13:5; Gálatas 2:16;

Filipenses 1:8; 2:11; Hebreos 13:8; 1 Juan 1:7; 2:1

Jesucristo hombre – 1 Timoteo 2:5

Jesucristo nuestro Salvador – Tito 3:6

Jesús – Mateo 1:21

Jesús, el Hijo de Dios – Hebreos 4:14

Jesús, el hijo de José – Juan 6:42Jesús Nazareno – Marcos 1:24; Lucas 24:19

Jesús (Nazareno),

Juez – Hechos 10:42

Juez justo – 2 Timoteo 4:8

Justificación – 1 Corintios 1:30

3

Justo — Mateo 27:19; 27:24; Hechos 3:14; 7:52; 22:14

El león de la tribu de Judá – Apocalipsis 5:5

Libertador – Romanos 11:26

Linaje de David – 2 Timoteo 2:8; Apocalipsis 22:16

Lucero de la mañana – 2 Pedro 1:19

Luz — Juan 8:12

Luz del mundo – Juan 8:12

Luz perpetua – Isaías 60:20

Luz de las naciones – Isaías 42:6

Luz verdadera – Juan 1:9

Maestro – Mateo 23:8

Maestro bueno – Mateo 19:16

Manantial – Zacarías 13:1

Mediador – 1 Timoteo 2:5

Médico – Mateo 9:12

Mesías – Juan 1:41

Mesías príncipe – Daniel 9:25

Ministro del santuario – Hebreos 8:2

Nazareno – Mateo 2:23

Niño – Isaías 9:6; Lucas 2:27; Lucas 2:43

Novio – Mateo 9:15

Nuestra esperanza – 1 Timoteo 1:1

Nuestra Pascua – 1 Corintios 5:7

Nuestro legislador Isaías 33:22

Nuestro Señor Jesucristo (Cristo Jesús, Señor nuestro) – Romanos 1:3; 6:11;6:23; 1 Corintios 1:9

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo – 2 Pedro 1:11; 3:18

Obispo – 1 Pedro 2:25

Pacto al pueblo – Isaías 42:6

Padre eterno – Isaías 9:6

Pan de vida – Juan 6:48

Pan vivo – Juan 6:51

Pastor – Marcos 14:27

Pastor de Israel – Salmo 80:1

Pastor y obispo de vuestras almas – 1 Pedro 2:25

Príncipe de pastores – 1 Pedro 5:4

Pendón – Isaías 11:10

Piedra angular preciosa – Isaías 28:16

Piedra de cimiento estable – Isaías 28:16

Piedra de tropiezo – 1 Pedro 2:8

Piedra que desecharon los edificadores – Mateo 21:42

Piedra viva – 1 Pedro 2:4

Planta de renombre—Ezequiel 34:29

Poder de Dios – 1 Corintios 1:24

Poderoso salvador – Lucas 1:69

Precursor – Hebreos 6:20

Primero y el último – Apocalipsis 1:17; Apocalipsis 2:8; Apocalipsis 22:13

Primogénito – Hebreos 1:6; Salmo 89:27

Primogénito de los muertos – Apocalipsis 1:5

Principal piedra del ángulo – Efesios 2:20; 1 Pedro 2:6

Príncipe – Hechos 5:31

Príncipe del ejército de Jehová – Josué 5:14

4

Príncipe de los pastores – 1 Pedro 5:4

Príncipe de paz – Isaías 9:6

Principio y el in – Apocalipsis 3:14; 22:13

Profeta – Deuteronomio 18:15; 18:18; Mateo 21:11; Lucas 24:19

Propiciación por nuestros pecados – 1 Juan 2:2

La Puerta – Juan 10:7

Rabí, Raboni – Juan 1:49; 3:2; 20:16

La raíz de David – Apocalipsis 5:5; 22:16

La raíz de Isaí – Isaías 11:10

La rosa de Sarón – Cantar de los Cantares 2:1

Rescate – 1 Timoteo 2:6

Redentor – Isaías 59:20

Resurrección y la vida – Juan 11:25

Redención – 1 Corintios 1:30

Redentor vuestro – Isaías 43:14

Renuevo Justo – Jeremías 23:5; Zacarías 3:8

Resplandor de su gloria – Hebreos 1:3

Rey – Mateo 21:5

Rey de gloria – Salmo 24:7, 8, 9, 10

Rey de Israel – Juan 1:49

Rey de los judíos – Juan 19:19; Mateo 2:2; Mateo 27:37

Rey de los santos – Apocalipsis 15:3

Rey de reyes – 1 Timoteo 6:15; Apocalipsis 17:14

Rey de Sion – Mateo 21:5

Rey sobre toda la tierra – Zacarías 14:9

La Roca – 1 Corintios 10:4

Sabiduría – Proverbios 8:12

Sabiduría de Dios – 1 Corintios 1:24

Sacerdote – Hebreos 7:17

Salvación – Lucas 2:30

Salvador – Lucas 2:11

Salvador del cuerpo – Efesios 5:23

Salvador del mundo – 1 Juan 4:14

Salvador Jesucristo – 2 Timoteo 1:10; 2:13; 2 Pedro 1:1

Santificación – 1 Corintios 1:30

Santo de Dios—Marcos 1:24

Santo Hijo Jesús – Hechos 4:30

Santo de Israel – Isaías 41:14; Isaías 54:5

Santo de los santos – Daniel 9:24

Santo ser – Lucas 1:35

Santo vuestro – Isaías 43:15

Santuario – Isaías 8:14

El segundo hombre – 1 Corintios 15:47

Señalado entre diez mil – Cantar de los Cantares 5:10

Señor en Israel – Miqueas 5:2

Señor – Romanos 1:3

Señor del cielo – 1 Corintios 15:47

Señor del día de reposo – Marcos 2:28

Señor de los muertos y de los vivos – Romanos 14:9

Señor de señores – Apocalipsis 17:14; 19:16

Señor de todos – Hechos 10:36; Romanos 10:12

5

Señor Dios todopoderoso – Apocalipsis 15:3

Señor Jesús – Hechos 7:59; Colosenses 3:17

Señor Jesucristo – Hechos 11:17; 16:31; 20:21; Romanos 5:1; 5:11; 13:14

Señor Jesucristo nuestro Salvador – Tito 1:4

Siervo – Isaías 42:1

Siervo de los tiranos – Isaías 49:7

Siloh – Génesis 49:10

Simiente de la mujer – Génesis 3:15

Soberano – 1 Timoteo 6:15

Soberano de los reyes – Apocalipsis 1:5

Sol de justicia – Malaquías 4:2

Sumo sacerdote – Hebreos 4:14

Testigo a los pueblos – Isaías 55:4

Testigo fiel – Apocalipsis 1:5; Apocalipsis 3:14

Testigo fiel y verdadero – Apocalipsis 3:14

Todopoderoso – Apocalipsis 1:8

Tu (el) santo – Salmo 16:10; Hechos 3:14

Ungido – Salmo 2:2

Ungido del Señor – Lucas 2:26

Único y sabio Dios – Santiago 25

Unigénito del Padre – Juan 1:14

Unigénito Hijo – Juan 1:18

Valiente – Salmo 45:3

Varón de dolores – Isaías 53:3

El Verbo – Juan 1:1

El Verbo de Dios – Apocalipsis 19:13

El Verbo de la vida – 1 Juan 1:1

La Verdad – Juan 14:6

Verdadero Dios – 1 Juan 5:20

Vida eterna – 1 Juan 5:20

La Vida – Juan 14:6

La vid verdadera – Juan 15:1

Yo Soy – Juan 8:58

ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda

1 comentario

Archivado bajo Cristianismo, Nombres de Jesús